En Exposiciones

El Centre Pompidou Málaga presenta la nueva exposición temporal La arquitectura japonesa desde 1950: espacios plurales, que se podrá ver en este espacio hasta el 19 de septiembre.  La muestra está compuesta por 86 trabajos de 32 arquitectos que repasan la evolución del concepto, la morfología y funcionalidades de los edificios desde mediados del siglo pasado hasta la actualidad. Los fondos proceden de la colección de arquitectura del Musée national d’art moderne de París. La exposición está comisariada por Yûki Yoshikawa y se divide en cinco secciones La aparición de una arquitectura moderna japonesa; Visiones futuristas: el grupo metabolista y la Exposición Universal de Osaka de 1970; Redefinir la arquitectura: ciudades y casas; La arquitectura como concepto y lenguaje; y, por último, Una arquitectura de borrado.

La muestra, que cuenta con la colaboración de Fundación” la Caixa”, ha sido presentada esta mañana por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; la concejala delegada de Cultura, Noelia Losada; el director de la Agencia Pública para la Gestión de la Casa Natal de Pablo Ruiz Picasso y otros Equipamientos Museísticos y Culturales, José María Luna; la conservadora del departamento de Arquitectura del Centre Pompidou, Valentina Moimas; y la comisaria de la muestra Yûki Yoshikawa. También han participado en este acto el director comercial de Caixabank en Andalucía Oriental Sur, Gerardo Cuartero; y el responsable territorial de Fundación “la Caixa” en Andalucía, Juan Carlos Barroso.

Desde 1950, la escena arquitectónica japonesa se ha ido constituyendo a través de un diálogo entre modernidad y tradición, entre referencias a Occidente y estudios en torno a una cultura nipona propia. Para comprender mejor su heterogeneidad histórica y su dinamismo contemporáneo, esta exposición se articula en torno a los temas recurrentes de los arquitectos japoneses, reflexionando sobre la manera en que la arquitectura se integra en la ciudad y cómo esta se relaciona con sus habitantes.

Con las sucesivas catástrofes provocadas por los terremotos y las crisis económicas, la ciudad japonesa está marcada por un permanente vaivén entre destrucción y creación. Se afirma como una matriz en perpetua mutación que permite plasmar las visiones de los arquitectos, que renuevan constantemente la definición de la propia arquitectura. El tejido urbano de Japón, verdadero territorio de experimentación, se caracteriza por su fragmentación en espacios plurales, enriquecidos por rupturas y continuidades.

La exposición propone un recorrido cronológico dividido en cinco secciones, desde 1950 hasta la actualidad, con proyectos de una treintena de arquitectos y permitiendo al visitante captar la profusión y la diversidad de la arquitectura, el diseño y el urbanismo nipones.

dossier-de-prensa