El nuevo realismo

El nuevo realismo —aparecido ya a principios de los años 50— nace oficialmente en octubre de 1960 impulsado por el crítico de arte Pierre Restany con la declaración común firmada por Yves Klein, Arman, François Dufrêne, Raymond Hains, Martial Raysse, Daniel Spoerri, Jean Tinguely, Jacques de Villeglé, a los que se suman César, Mimmo Rotella, y posteriormente, Niki de Saint Phalle y Gérard Deschamps en 1961.
 
A pesar de su lenguaje plástico muy diverso, estos artistas cobran consciencia de su «singularidad colectiva» y comparten un método de apropiación directa de la realidad, que consiste, según Pierre Restany, en un «reciclaje poético de la realidad urbana, industrial, publicitaria». Los nuevorrealistas realizan exposiciones conjuntas entre 1960 y 1963, aunque la historia del grupo se prolonga hasta los años 60 y 70; cada uno de sus miembros desarrolla una obra original: uno trabaja con carteles, otro acumula objetos, los fija, los pone en movimiento o los comprime...
 
La exposición intenta poner el acento sobre la especificidad de una práctica que opuso al pop art —movimiento contemporáneo del nuevo realismo— otra manera de apropiarse las imágenes y los objetos producidos por la sociedad de consumo.
 
Comisaria de la exposición: Sophie Duplaix.